Reflexión: ¿Para qué traje esto?

Suelo ser muy expeditiva en el armado de valijas así como también la selección de prendas y productos que llevo cuando viajo. Pero… irse 10 meses a vivir a otro país pareció ser la excepción.

Una amiga de la casa, Carlita de Classy and Fabulous, escribió un posteo sobre el maquillaje que se llevó en su mudanza a Londres. Obviamente excelente selección, pasen y corroboren. Esto me hizo recordar este posteo en borrador pendiente hace meses.

Advertencia: Leer sin prejuzgar.

Cualquier coincidencia… es pura casualidad!

De ida

Solo llevé un valija grande más viejita que se podía descartar al regreso y una mediana. Llevé golosinas libres de gluten que sabía que no iba a poder conseguir allá (alfajores, caramelos, vauquita) y otras golosinas para regalar a colegas y personal del College que me iba a hospedar. Tenía medicación con sus respectivas recetas médicas. En cuanto a ropa, elegí prendas fáciles de combinar y que se adapten a la primera parte de la estadía. Hice selección de esmaltes y maquillaje teniendo en cuenta que allá se iba a sumar algo seguro y pensando en los viajes intermedios. Pero tendría que haber llevado menos aún. Por último, las cremas… No me pregunten de donde me aparecieron tantas cremas de ida, en cada valija había una crema de manos chica, mi favorita de Natura se terminó allá pero el resto aún tenía. Acá ya les había contado algo de lo que no extrañé. Pregunta de reflexión: ¿Es necesaria una crema corporal enorme de Natura (aunque sea tu favorita)? (Quedaba la mitad y la regalé antes de volver) ¿En Estados Unidos no venden cremas corporales, Ana? Yes, of course!

Consejo: Lleven menos de lo que planearon. Vuelvan a “editar” la valija antes de viajar y sacan alguna que otra cosa más.

(No lleve ojotas para el invierno de Boston)

De vuelta

El regreso fue: ¿Cómo meto todo esto en dos valijas, un carry on y no pagar una fortuna en exceso de equipaje? Muchas de los productos que lleve y ya estaban por terminarse y la ropa que estaba usada y ya no quería traer, los doné. (Mucha ropa económica no resistió dos temporadas de uso). Cada fin de año escolar, en los colleges, donan y tiran de todo. Si se mudan a Estados Unidos, se amueblan la casa o cambian algún mueble si pasan por alguna universidad o college cuando está por finalizar el año escolar en junio.

Ya acercándose la fecha de regreso, empezó el momento “cuestión de peso.” Pero tres kilos de termos Stanley, más la ropa de invierno, el calzado que se sumó, todas la ofertas y liquidaciones, etc, entraron. Una de las valijas que venía a pedido para alguien de Buenos Aires era muy grande y esa vino con algo de sobrepeso que tuve que abonar. Ojo con las valijas muy grandes que si no son objetos voluminosos, pesan demasiado y encima queda todo suelto adentro. Y todo eso sin contar con cosas que mi novio y cuñada trajeron previo a mi partida. Al comienzo mencioné que no juzguen, ahora… aquel/la que no hizo tetris en la valija al volver después de un viaje, que levante la mano y deje un comentario diciendo: Yo soy un genio viajero como Floxie que esta viajando por todo Europa con un carry on. #admiración

¿Cuál de estas opciones les ocurrió en sus viajes?
Empacar de más o volver con exceso de equipaje
¿O ambas?
Saludos
Ana EnViaje
Seguí EnViaje:
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
https://anaenviaje.com/2018/09/reflexion-para-que-traje-esto/
Instagram
One comment Add yours
  1. No puedo creer que publicaste esta entrada hace un mes y no la había visto! 😮
    Yo soy #teamcarryon como Floxie, y de hecho a veces viajo con un mini bolsito, todavía más chico que una valija para llevar en cabina. Pero mudarse por un tiempo largo es una cuestión diferente, y me parece buenísimo tu consejo de ‘volver a “editar” la valija antes de viajar y sacar alguna que otra cosa más’, de hecho voy a ponerlo en práctica si el año que viene puedo irme por un tiempo.
    Que bueno que no tuviste que pagar tanto por el exceso de equipaje =)
    ¡Espero el post de Halloween con muchas ansias! 😀
    XOXO

Dejá una respuesta